Externalización: ¿está muy extendida en Europa?

Externalización: ¿está muy extendida en Europa?
externalización en Europa

El outsourcing, también conocido como externalización, es un fenómeno que ha ganado una gran popularidad en Europa en los últimos años. Cada vez más empresas optan por externalizar ciertas tareas o servicios con el objetivo de reducir costos, mejorar la eficiencia y centrarse en su core business.

El outsourcing se ha convertido en una práctica común en muchos países europeos, especialmente en sectores como la tecnología de la información, el comercio electrónico y los servicios financieros. Grandes empresas como IBM, Accenture y Capgemini han establecido centros de servicios compartidos en Europa, donde ofrecen servicios de outsourcing a sus clientes.

Uno de los países europeos donde el outsourcing ha experimentado un rápido crecimiento es España. El sector de outsourcing en España ha experimentado un crecimiento exponencial en la última década. Según un informe de la Asociación Española de Empresas de Outsourcing (AEO), el mercado de outsourcing en España creció un 12% en 2019, alcanzando los 12.000 millones de euros.

España ha sido un destino atractivo para muchas empresas extranjeras que buscan externalizar sus servicios debido a su mano de obra cualificada y a costos más bajos en comparación con otros países europeos. Además, el gobierno español ha implementado políticas favorables para fomentar la inversión extranjera y ha mejorado la infraestructura de comunicaciones del país, lo que ha facilitado la externalización de servicios.

Otro país europeo donde el outsourcing ha ganado terreno es Polonia. Según un informe de la consultora Deloitte, Polonia es uno de los destinos más populares para el outsourcing en Europa. El país ha experimentado un rápido crecimiento económico en los últimos años y se ha convertido en un centro para la externalización de servicios de TI y de centros de atención al cliente. Empresas como IBM, Hewlett-Packard y Capita han establecido centros de servicios compartidos en Polonia, aprovechando la mano de obra cualificada y los bajos costos laborales del país.

En Alemania, el outsourcing también ha ganado popularidad en los últimos años. Según un informe de la consultora PricewaterhouseCoopers (PwC), el 70% de las empresas alemanas externalizan al menos una parte de sus servicios comerciales. El sector de TI es uno de los principales impulsores del outsourcing en Alemania, con muchas empresas optando por externalizar sus servicios de desarrollo de software y soporte técnico.

El outsourcing se ha convertido en una práctica común en Europa, con muchos países experimentando un rápido crecimiento en esta área. España, Polonia y Alemania son solo algunos ejemplos de países donde el outsourcing se ha difundido ampliamente. Las empresas buscan aprovechar los beneficios de la externalización para mejorar su eficiencia y reducir costos, y los países europeos están ofreciendo las condiciones adecuadas para atraer a estas empresas y convertirse en centros de servicios compartidos.